Corría el día 13 de Octubre de 1786.

Un vendedor ambulante ofrecía ESTAMPAS RELIGIOSAS en la Plaza de Armas de Santiago de Chile.

Un comprador se interesa por una Imagen de la Virgen del Carmen. La va a toma cuando, súbitamente, LA ESTAMPA se desprende de sus manos elevándose sobre su cabeza.

Después de un cuarto de hora de suspensión sobre la gente que observaba el extraño fenómeno, comienza a volar por la calle puente hacia el rio Mapocho; lo cruza y toma rumbo hacia la calle Canadilla (Hoy Avenida Independencia.)

El pueblo Cristiano y sus Autoridades Civiles y Religiosas vieron en este suceso. El deseo maternal de la Santísima Virgen, BAJO EL TITULO DEL CARMEN, de hacerse presente en este lugar para bendecirnos ofreciéndonos a su Hijo Jesús como único Dios y Salvador.

Desde entonces la piedad popular hacia la Virgen se acrecienta cada día mas con los favores singulares concedidos que ella dispensa a sus devotos que la honran en este lugar elegido prodigiosamente.

Monseñor Francisco Maran, Obispo de Santiago, interpretando el deseo de la Virgen y el sentir del Pueblo Cristiano, y en cumplimiento de un voto a la Virgen que lo librara de una muerte segura a manos del cacique Huentelemu, levanto la primera Iglesia en 1794, como vice-parroquia de Renca.

Mas tarde. El 22 de Julio de 1819, Monseñor José Ignacio Cienfuegos la erigió en parroquia, con le titulo LA ESTAMPA VOLADA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN.

En dos ocasiones la imagen de la Virgen ha sufrido el odio de la impiedad y del fanatismo.

En la noche del 29 de Junio de 1888 fue robada y arrojada a la acequia que corría a tajo abierto por la Canadilla; pero la corriente no se la llevo y fue devuelta a su lugar.

El 8 de Septiembre de 1913, manos criminales colocaron dinamita para destruir la misma imagen, destruyendo todo lo que había en el nicho, pero esta no sufrió el menor desperfecto.

Hoy se continua venerando en este Templo Parroquial recientemente restaurado que lleva su nombre, y cuyas campanas aclamaron al Ejercito Libertador, después de la gloriosa batalla de la cuesta Chacabuco en 1817. Una vez mas, la Virgen del Carmen manifiesta su maternal protección a aquellos hijos suyos que se acogían a su poderosa intercesión.

En este año de gracia de 2008 RECORDAMOS LOS 222 años de este provincial acontecimiento mariano, agradeciendo a nuestro Padre Dios por tantos beneficios recibidos, bendiciendo a nuestra Celestial Patrona y orando por todos aquellos hermanos, sacerdotes y laicos de ayer y de hoy, que la han servido generosamente en el Señor.